Início
fontana de trevi, roma

Roma y Nápoles Oferta Semana Santa 2020

Aprovecha tus próximas vacaciones de Semana Santa para visitar dos de las más bonitas ciudades de Italia. Disfruta de 2 noches en Roma y 3 noches en Nápoles, descansando en fabulosos hoteles de 4* y dejándote enamorar por las maravillas del país transalpino.

Temas: Cidades Semana Santa Multidestino Escapadelas

O seu dia-a-dia

07/04/2020 ECONOMY
Madrid
Roma
Espanha
Barajas / 20:30
Ryanair FR 9686 Ryanair
2h 25m 0 PC Direto
Itália
22:55 Ciampino
07/04/2020 09/04/2020

Roma

Acerca da cidade

Moderna e antiga, o passado e o presente passeiam constantemente lado a lado nesta cidade. Independentemente da sua visita durar três dias, três semanas ou três meses, prepare-se para conhecer o maior museu a céu aberto do mundo. Roma irá seduzi-lo e não o deixará indiferente. Vai surpreendê-lo pelas imensas opções que tem para oferecer e pela beleza que não diminuiu com o passar do tempo. Roma é uma das cidades mais fotografadas, facto que não é de surpreender já que alberga: o Vaticano, a fonte de Trevi, a Praça de São Pedro, a escadaria da Praça de Espanha, o Coliseu. Independentemente de como ocupa o seu tempo (a fazer um tour ou a desfrutar do tempo numa esplanada), cabe a si definir como quer passar as Férias em Roma. Mesmo que passe uma semana nesta cidade, verá que mesmo assim, vai ficar cm a sensação de que deveria ter ficado mais tempo.

Mais informações

Turner Hotel Rome

72%
  • Em 2,7 km do centro
  • Via nomentana 29( porta pia ), Roma 00161
Em Roma (na área de Solario), Turner Hotel Rome está a poucos passos de Via XX Settembre e a 14 minutos a pé de Villa Borghese. Este hotel de 4 estrelas fica a 1,2 km de Via Nazionale e 1 km de Via Marsala. Utilize comodidades convenientes, como Wi-...
Mais informações
  • DOBLE ECONOMICA CAMA FRANCESA NO REEMBOLSABLE (1)

  • SOMENTE ACOMODAÇÃO

  • 2 Noites de alojamento

09/04/2020 ECONOMY
Roma
Nápoles
Itália
Roma Termini / 6:26
Trenitalia ZZ 701-2TN2CW626829 Trenitalia
2h 3m Direto
Itália
8:29 Napoli Centrale
09/04/2020 12/04/2020

Nápoles

Acerca da cidade

Nápoles é a capital regional da Campânia e a terceira maior cidade da Itália, depois de Roma e Milão, com uma população de 967.069 dentro dos limites administrativos da cidade em 2017. Seu município a nível de província é a terceira cidade metropolitana mais populosa da Itália com uma população de 3.115.320 residentes, e sua área metropolitana (que se estende além dos limites da Cidade Metropolitana de Nápoles) é a segunda área metropolitana mais populosa da Itália e a 7ª área urbana mais populosa da União Europeia. Estabelecida pela primeira vez pelos gregos no primeiro milênio aC, Nápoles é uma das mais antigas áreas urbanas continuamente habitadas do mundo. No século IX aC, uma colônia conhecida como Parthenope ou Παρθενόπη foi estabelecida na Ilha de Megaride. No século 6 aC, foi refundada como Neápolis. A cidade foi uma parte importante da Magna Grécia, desempenhou um papel importante na fusão das sociedades grega e romana e foi um importante centro cultural sob os romanos. Serviu como capital do Ducado de Nápoles (661–1139), depois do Reino de Nápoles (1282–1816) e, finalmente, das Duas Sicílias até a unificação da Itália em 1861. Nápoles também é considerada a capital do Barroco, começando com a carreira do artista Caravaggio no século XVII e a revolução artística que ele inspirou. Devido à pobreza e à falta de oportunidades, ondas de italianos emigraram de Nápoles no final do século 19 e início do século 20, com a maioria indo para os Estados Unidos, onde se estabeleceram em cidades industriais. Entre 1925 e 1936, Nápoles foi expandida e atualizada pelo governo de Benito Mussolini. Durante os últimos anos da Segunda Guerra Mundial, sofreu graves danos com o bombardeio dos Aliados quando eles invadiram a península. A cidade recebeu um extenso trabalho de reconstrução pós-1945. Desde o final do século 20, Nápoles teve um crescimento econômico significativo, ajudado pela construção do distrito comercial Centro Direzionale e uma rede de transporte avançada, que inclui a ligação ferroviária de alta velocidade Alta Velocità para Roma e Salerno e uma rede de metrô expandida. Nápoles é a terceira maior economia urbana da Itália, depois de Milão e Roma. O porto de Nápoles é um dos mais importantes da Europa. Além das atividades comerciais, é o lar do Comando da Força Conjunta Aliada de Nápoles, o órgão da OTAN que supervisiona o Norte da África, o Sahel e o Oriente Médio. O centro histórico da cidade de Nápoles é o maior da Europa e foi declarado Patrimônio Mundial da UNESCO. Uma grande variedade de locais cultural e historicamente significativos estão nas proximidades, incluindo o Palácio de Caserta e as ruínas romanas de Pompéia e Herculano. Nápoles também é conhecida por suas belezas naturais, como Posillipo, Phlegraean Fields, Nisida e Vesuvius. A culinária napolitana se destaca pela associação com a pizza, de origem na cidade, além de inúmeros outros pratos locais. Os restaurantes de Nápoles conquistaram o maior número de estrelas no Guia Michelin de todas as cidades italianas. O time esportivo mais conhecido de Nápoles é o SSC Napoli da Série A, bicampeão italiano que joga futebol no Estádio San Paolo, no sudoeste da cidade, no bairro de Fuorigrotta.

Mais informações

B&B Paradise

82%
  • Em 0,3 km do centro
  • Piazza giuseppe garibaldi, 73, Naples 80142
In the heart of Naples, B&B Paradise is within a 5-minute drive of Naples National Archaeological Museum and Naples Cathedral. This guesthouse is 1.4 mi (2.3 km) from Sansevero Chapel Museum and 1.8 mi (2.9 km) from Galleria Umberto. Take in the vie...
Mais informações
  • Double Economy Room (1)

  • SOMENTE ACOMODAÇÃO

  • 3 Noites de alojamento

12/04/2020 ECONOMY
Nápoles
Madrid
Itália
Capodichino / 10:20
Ryanair FR 1331 Ryanair
2h 45m 0 PC Direto
Espanha
13:05 Barajas
1 Seguros
  • Seguro (Seguro Inclusión CDV) - Región (Solo continente) - Días (6)
Remarks

Circuito por Roma y Nápoles 

Si has llegado hasta aquí, es porque seguramente tienes en mente hacer un viaje a Italia al mejor precio. En ese caso, te proponemos una ruta por la mitad sur del Bel Paese y, en concreto, un circuito por Roma y Nápoles.

El contraste entre estas dos ciudades italianas es uno de los puntos fuertes de nuestra propuesta. En Roma, será testigo de un increíble viaje en el tiempo que te llevará hasta la grandeza la Roma imperial, sin renunciar a un impresionante abanico de arquitectura renacentista y barroca. Y durante tu estancia en Nápoles, sentirás los ecos de una época en los que esta tierra formaba parte de España, y en la que fue el motor económico de lo que hoy es la Italia unificada. Además, podrás hacer interesantes excursiones por el golfo de Nápoles, como te contaremos más adelante.

¿Te apetece este plan? Si es así, te recomendamos que sigas leyendo, porque te vamos a sorprender. 


Qué ver en Roma

Cuesta encontrar la manera de referirse a Roma sin desmerecerla, ya que los adjetivos parecen quedarse siempre cortos. Y es que la capital italiana no se conforma con ser espectacular, bulliciosa, vital: tiene algo más. Un magnetismo del que solo somos conscientes cuando se han visitado otras ciudades. Tal vez más limpias y elegantes, pero ninguna como ella. Ninguna otra ha sido capaz de conservar intacto durante casi tres milenios las huellas de su esplendoroso pasado (su fundación se remonta al año 753 a.C.). De ahí que se la conozca como la Ciudad Eterna, o que su centro histórico fuese declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980 y 1990.

No hace falta que te recordemos lo mucho que hay que ver en Roma, pero sí vale la pena compartir contigo sus lugares más destacados, para que a la primera parte de tu circuito por Roma y Nápoles no le falte de nada.

Un buen punto de partida para empezar a visitar Roma es Piazza della Repubblica, próxima a la estación de Termini, y que da cabida a las termas de Diocleciano. Sus instalaciones, que hoy son parte del Museo Nacional Romano, llegaron a ser las mayores de la época, ya que su aforo era de unas 3.000 personas. En las inmediaciones, se halla la conocida basílica de Santa María de los Ángeles y los Mártires, diseñada por Miguel Ángel Buonarroti.

Tomando Via Giovanni Giolitti, gira la derecha y continúa tu tour por Roma por Via Cavour hasta la basílica de Santa María la Mayor, un edificio cuyos techos están decorados con el primer oro llegado de América. También cuenta con unos espectaculares mosaicos del siglo V. Desde allí, se llega fácilmente al Coliseo, el icono por antonomasia de Roma. Construido en el siglo I d.C., podía acoger hasta 55.000 personas y fue escogido por votación popular como una de las Siete Nueva Maravillas del Mundo en 2007. Detente en Piazza del Colosseo cerca, para ver al arco de Constantino. Por Via San Giovanni in Laterano, llegarás a la iglesia de San Juan de Letrán, considerada como la más antigua del mundo.

También desde el Coliseo, puedes tomar la Via dei Fori Imperiali, donde te esperan las ruinas del antiguo Foro romano. Desde Piazza Venezia, presidida por el monumento a Vittorio Emanuele II (1895-1925), se llega al barrio judío. Tras pasear por él, dirígete a la plaza del Campidoglio, la primera plaza moderna que se diseñó en Roma, e inicia una ruta que te conducirá al teatro de Marcello, los Museos Capitolinos, el templo de Vesta, el templo de la Fortuna Viril y la iglesia de Santa Maria in Cosmedin, que exhibe un bonito campanario románico. A la entrada, hallarás la máscara de mármol conocida como la Bocca della Verità. Al final del trayecto, aguarda el circo Máximo y, siguiendo por la Viale Aventino, la pirámide de Cayo Cestio. SI tienes tiempo, retrocede hasta el cruce con la Via dei Cerchi y toma la Via delle Terme para ver las termas de Caracalla (212-217).

Durante tu viaje a Roma, también resulta obligado visitar la Ciudad del Vaticano, a la que se puede llegar en autobús, bajándote en Piazza del Risorgimento, o en metro, yendo hasta la parada de Ottaviano. Allí abren sus puertas los Museos Vaticanos, con la inenarrable Capilla Sixtina, y la basílica de San Pedro del Vaticano. A la salida, puedes ir a pie hasta el cercano Castel Sant’Angelo, también conocido como el mausoleo de Adriano. 

Otro lugar que hay que ver en Roma es Villa Borghese, un parque público que da cabida a diversos museos y pinacotecas, y desde el que se disfruta de unas vistas únicas. A la salida, tomando el Viale del Muro Torto, se llega a Piazza del Popolo, presidida por un obelisco egipcio de la época de Ramsés II. En su lado sur, hay dos iglesias barrocas casi idénticas: Santa Maria di Monte Santo y Santa Maria dei Miracoli, ambas del siglo XVII. Bajando por Via di Ripetta, verás a tu derecha el Ara Pacis Augustae, un altar en mármol construido por el Senado para recordar las victorias militares de Augusto en Hispania y la Galia. En la parte posterior está el mausoleo de Augusto, levantado en el 28 a.C., 42 años antes de su muerte.

Tomando Via del Corso, llegarás a Piazza di Spagna, presidida por una soberbia escalinata que lleva a la iglesia francesa de Trinità dei Monti. Desde allí, ve a la Fontana di Trevi, proyectada por Salvi en el siglo XVIII e inmortalizada por la actriz Anita Ekberg en La dolce vita (1960); el Panteón de Agripa, que destaca por una espectacular cúpula rematada con un óculo, y la magnífica Piazza Navona, en cuyo centro se encuentra la Fontana dei Quattro Fiumi, diseñada por Bernini. Atravesando Corso Vittorio Emanuele II, se llega a Piazza Campo dei Fiori, un rincón con encanto repleto de bares y cafeterías. Cruzando el ponte Sisto y siguiendo por Via Garibaldi, se alza a la derecha el templete circular de San Pietro in Montorio (1502-1510), una obra clave del Cinquecento firmada por Bramante. Como colofón, pon rumbo al pintoresco barrio del Trastevere, donde verás iglesias como la de Santa Maria in Trastevere o Santa Cecilia in Trastevere, en la que podrás ver esculturas barrocas de Maderno, antes de retirarte a descansar a la habitación de tu hotel en Roma.

Para redondear tu circuito por Roma y Nápoles, no deberías perderte el indefectible Moisés (1513-1515) de Miguel Ángel, ni la tumba del papa Julio II, ambos en el interior de la iglesia de San Pietro in Vincoli (o San Pedro en Cadenas), en la plaza homónima. 

¿Te apetecería hacer excursiones desde Roma? En ese caso, tienes la opción de desplazarte a lugares como Ostia Antica, el antiguo puerto de Roma, donde se conservan infinidad de casas, almacenes y edificios públicos de la época, o bien a la antigua residencia imperial de Villa Adriana, en Tívoli. También merece la pena dedicar un tiempo a descubrir el Parco dei Mosti de Bomarzo o Villa delle Meraviglie, que alberga una treintena de inquietantes esculturas de piedra. Puedes trasladarte hasta allí en coche o en tren, dirigiéndote hasta la parada de Attigliano-Bomarzo. No obstante, ten en cuenta que el recinto se halla a unos 7 km de la estación.

¿Se le puede pedir más a un viaje a Roma


Qué ver en Nápoles

Nuestro circuito por Roma y Nápoles continúa y termina en Nápoles, la ciudad más poblada de la Italia meridional. Capital de la región de Campania, es también el principal puerto marítimo del sur del país y un lugar que merece la pena explorar. De hecho, Nápoles es un destino que recibe numerosos turistas, tanto para familiarizarte con la ciudad como para conocer sus alrededores.

Antes de nada, tenemos que advertirte de que Nápoles poco o nada tiene que ver con la imponente Roma, más allá de lo caótico del tráfico, una seña de identidad para ambas. Sin embargo, eso no quiere decir que la ciudad no merezca la atención del viajero. Algo a lo que han contribuido decisivamente las autoridades locales, que llevan desde la década de 1990 realizando grandes esfuerzos para poner sus monumentos en valor. Una labor que ha dado sus frutos, ya que el centro histórico de Nápoles fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995. 

Sin duda, uno de los lugares que hay que ver en Nápoles es el emblemático Castel dell'Ovo (‘castillo del Huevo’). Su curioso nombre tiene que ver con una no menos singular leyenda, que asegura que el poeta Virgilio escondió un huevo en el subsuelo de la ciudad. En caso de romperse, esto supondría la destrucción de Nápoles. Esta fortaleza se halla en el islote Megaride, donde se fundó Parténope, el núcleo originario de la ciudad. Posteriormente, formaría parte de la lujosa villa de Lucio Licinio Lúculo. Valentiniano III la fortificó y años más tarde acogió al último emperador romano: Rómulo Augústulo (461-476), quien murió poco después. Arrasada por los propios napolitanos en el siglo X para evitar que cayese en manos de los sarracenos, fue reconstruido en 1128 durante la dominación normanda y aragonesa. En la actualidad, está abierto al público y brinda unas vistas excepcionales.

Otro de los castillos de Nápoles que hay que visitar es el Castel Nuovo, también conocido como Maschio Angioino. Fue levantado entre 1279 y 1282 por Carlos de Anjou para que sirviese de palacio real de su dinastía. Para acceder al mismo, hay que atravesar arco de triunfo de Alfonso el Magnánimo.

Visita también el Castel Sant’Elmo es un castillo originario de 1343 y hoy convertido en un museo. Se encuentra situado en la colina del Vomero, en el enclave que acogió una iglesia dedicada a San Erasmo en el siglo X. Esta construcción es el mayor castillo de Nápoles y te brindará una magnífica panorámica de la ciudad y el golfo. No menos interesante es el Castel Capuano, construido por deseo de Guillermo I de Sicilia, primer rey del Reino de Nápoles fundado por los normandos. Su nombre se debe a que está ubicado en la ruta hacia Capua. 

¿Quieres visitar otros lugares interesantes de Nápoles? Aquí van unas cuantas sugerencias: el Palacio Real de Nápoles, el Palacio de Capodimonte y el Teatro di San Carlo, inaugurado en 1737 y considerado como uno de los más prestigiosos del mundo. Tampoco hay que perderse el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles (MANN), uno de los más importantes de su categoría en Europa. Además de una notable colección de mosaicos, también exhibe una excelente colección de frescos pompeyanos y la colección conocida como Gabinetto Segreto, que reúne obras de arte que en su tiempo fueron consideradas obscenas.

En cuanto a los edificios religiosos, destaca la catedral de Nápoles, en cuyo interior se conserva sangre de San Genaro, el patrón de la ciudad. Esta se licua tres veces al año, algo que los creyentes ven como un milagro. Igualmente, te aconsejamos acercarte a la basílica de San Francisco de Paula, en la plaza del Plebiscito; la basílica de San Paolo Maggiore, la basílica de San Lorenzo Maggiore, la basílica de San Francesco di Paula, la basílica de Santa Chiara y las iglesias de San Domenico Maggiore y Santa Maria la Nuova.

Otros lugares que tampoco pueden faltar en tu circuito por Roma y Nápoles es la Galleria Umberto I (o Galería de Humberto I), unas galerías comerciales construidas entre 1887 y 1890; los pintorescos Quartieri Spagnoli (‘barrios Españoles’), que deben visitarse de día, y las catacumbas de San Genaro, un lugar de entierros de la época paleocristiana, y a los que se accede a través de la basílica dell'Incoronata Madre del Buon Consiglio.

Mención aparte merecen las excursiones desde Nápoles que puedes hacer para completar tu circuito por Roma y Nápoles. Las opciones son infinitas, pero destacan las ruinas de Pompeya y Herculano; el volcán Vesubio, el Palacio Real de Caserta, Sorrento, el yacimiento arqueológico de Paestum, la costa Amalfitana o las islas de Capri e Ischia, frente a la misma.

Con nuestras ofertas de viajes, tendrás todo esto y mucho más a tu alcance con este circuito combinado, siempre a precios increíbles. Andiamoci!

Resumo

Roma y Nápoles Oferta Semana Santa 2020
fontana de trevi, roma